• $1.500

Descripción de editorial

Juan-Pedro Ortuño ha realizado el trabajo de un buen labriego: ha separado el grano de la paja, ha sabido distinguir en el vasto campo del alma lo que es del hombre y lo que es de Dios, ha limpiado de los ruidos del mundo y de la concupiscencia las semillas del Espíritu que Dios ha depositado en el corazón del hombre, y las despliega ahora ante nosotros convertidas en letra temblorosa y vibrante.

No es un libro adecuado para una lectura rápida. Debe saborearse, como los buenos vinos, poco a poco, trago a trago. Merece ser leído en la misma clave en que ha sido escrito, y por eso hay que permitir al espíritu entrar en contacto con las realidades grandes que se extienden más allá de cada línea. Por decirlo así, cada uno de los párrafos y epígrafes de estas páginas no son sino miradores, lugares altos del camino a los que el caminante debe subirse para descansar y contemplar… Claro que, para ello, hay que haber descubierto que contemplar y descansar son la misa cosa: se contempla descansando, porque el alma descansa en la contemplación de las realidades divinas. Este libro puede ser una buena ayuda para el aprendizaje de la contemplación descansada. Por eso recomiendo al lector que, ante todo, no tenga prisa: no tiene que "devorar" el libro en tres días, ni mucho menos en tres horas. Bastará un párrafo, un epígrafe, y muchos minutos de silencio para haber completado la "dosis diaria". Si ello conlleva que la lectura completa del libro se prolongue durante meses… Mejor que mejor.

GÉNERO
Religión y espiritualidad
PUBLICADO
2013
mayo 6
LENGUAJE
ES
Español
EXTENSIÓN
139
Páginas
EDITORIAL
José-Fernando Rey Ballesteros
VENDEDOR
Jose Fernando Rey
TAMAÑO
491.3
KB

Más libros de Juan Pedro Ortuño Morente