• $ 6.900,00

Descripción de editorial

Desde el principio de los tiempos, los astrólogos primitivos observaron los cielos para poder comunicarse apropiadamente con los dioses. Ellos creyeron que los cuerpos celestes eran dioses vivos (porque se mueven), omnipresentes (se pueden observar desde cualquier lugar y por ende, están en todas partes), omnipotentes, omniscientes y eternos (gobiernan desde arriba). Incluso, como los astrólogos antiguos descubrieron que los movimientos del Sol coinciden con los cambios de las estaciones, y las fases lunares influyen sobre las mareas e inundaciones; se fue reforzando el pensamiento supersticioso, místico, esotérico, espiritual y religioso.
Más aún, los astrólogos primitivos concluyeron que los astros (dioses) deciden el destino de los seres humanos, moviéndose para transmitir mensajes a sus representantes legítimos (astrólogos, magos y/o sacerdotes).

La astrología es una pseudociencia resultante de estas creencias antiguas y la misma no ha variado considerablemente en los últimos 2.000 años.

A pesar que el pensamiento humano ha evolucionado progresivamente y que la astrología se basa en creencias supersticiosas falsas, todavía las populares prácticas astrológicas son sumamente exitosas, lo cual se debe a que la astrología explota la curiosidad humana, promete predecir el futuro y aparenta dar resultados con un nivel alto de precisión, entre otros aspectos (la fascinación con los grandes misterios existenciales, el miedo a la muerte, las necesidades humanas, los anhelos de triunfar, etc.).

Actualmente, los científicos refutan las creencias astrológicas, los cálculos astronómicos obsoletos e incompletos (realizados por los astrólogos), y las explicaciones y predicciones astrológicas. Mientras que los filósofos modernos cuestionan la lógica, coherencia y racionalidad del pensamiento astrológico, rechazando la capacidad explicativa y predictiva de la astrología. Y los religiosos indican que las creencias astrológicas son contrarias a los fundamentos de las religiones monoteístas (oponiéndose a las ideas de la Nueva Era y del pensamiento postmoderno).

Más aún, los académicos e investigadores alegan que no existe estudio confiable que respalde a la astrología. Más bien, los resultados de diversas investigaciones han ido en la dirección contraria: no han podido probar las creencias astrológicas y las han objetado y/o refutado.
Por lo tanto, el futuro no está escrito en las estrellas. La astrología es una pseudociencia polémica, cuestionable, falsa, antirreligiosa y anticristiana, la cual no cuenta con fundamentos científicos, filosóficos y religiosos.

GÉNERO
No ficción
PUBLICADO
2018
diciembre 18
LENGUAJE
ES
Español
EXTENSIÓN
157
Páginas
EDITORIAL
Rolando José Olivo
VENDEDOR
Smashwords, Inc.
TAMAÑO
496.3
KB

Más libros de Rolando José Olivo