• 3,99 €

Descripción de la editorial

A principios del siglo XXI en que la vida del ser humano en la Tierra se veía acondicionada y usurpada por toda clase de corrupción, tanto por la política como por eclesiásticos pedigüeños, y diferentes listillos poseedores del mundo comercial y de la información, sobre todo por los que poseían el poder de la Justicia que era el último resorte que el ser humano tenía como último recurso de esperanza, a ello se sumaba la xenofobia el miedo y la desconfianza que estaba consiguiendo desmoronarse todos los valores de la sociedad, que tanto sacrificios había costado alcanzar tan aceptable estatus durante miles de años, en que el ser homo sapiens tanto había deseado gozar de este privilegio aceptable, dentro de aquél sistema secuencial de supervivencia.
Y fue cuando empezaron a querer hacerse de oír, algunos de aquellos fracasados mermados de sabiduría, con intimidaciones y miedos sobre las gentes, que sabían que difundiendo un sistema atemorizador de catastrofismos, conseguían lo premeditado de éstas sensibles gentes, llegando a provocar el terror que les caería sobre sus almas si no obedecían con fe ante dichos precursores ministrillos del todo poderoso, y aquellos que no aceptaban sus patrañas doctrinarias, estaban en pecado mortal y a su vez eran excomulgados.
De ésta manera se hacían valer y ser marcados como seres superiores con los conocimientos verídicos sobre todo tipo de malignos acontecimientos venideros, de la misma manera como si fueran emisarios de grandes poderosos Dioses. Eran estos vanidosos insurrectos que se inmiscuyeron sobre la fe y el ánimo de aquellos pobres de espíritu inocentes, que buscaban refugio sobre algo que les pudiera ofrecer alguna confianza, porque estaban necesitados de que alguien se lo demostrara, y estos supuestos poseedores de la virtualidad eclesiástica, allí estaban como benefactores y poseedores de la única verdad, para que estos humildes descendientes de la ignorancia, llegaran a confiar en la doctrina que estos predicaban, y se pudieran resguardar de las catástrofes y calamidades que estos iban proclamando por todo lo largo y ancho de la civilización, sembrando el inminente caos que sabían que funcionaba entre estos.
Se aprovechaban a su vez, de lo que ya estaba anunciando la ciencia con respecto al cambio climático, que ya estaba empezando a dar los primeros síntomas de desastres naturales como eran los grandes maremotos, tsunamis, volcanes con fuertes broncas que procedían de las entrañas del planeta, como los terremotos cada vez más frecuentes y más destructivos en la escala de Rafter, sin dejar atrás las grandes trombas que se desprendían del cielo de manera amenazante y temerosa, acompañada de aquellos cada vez más grandes tornados con sublimes rayos devastadores, como si viniesen anunciando el Apocalipsis. Las gentes sentían miedo y muy desprotegidos y desamparados por la mano de Dios, un Dios que nunca aparecía cuando se necesitaba. Por desgracia estos otros seres conocedores de lo que estaba empezando a suceder, se aprovechaban de éstas circunstancias para infundir sobre aquellos sus fueros y temeridades que ahora estaban seguros de sus triunfos con la odisea que se habían sacado por debajo de la manga, la falsa carta con la presunción y anunciación, por la supuesta llegada del (FIN DEL MUNDO).

GÉNERO
Ciencia ficción y fantasía
PUBLICADO
2018
17 septiembre
IDIOMA
ES
Español
EXTENSIÓN
523
Páginas
EDITORIAL
Fernando M. Cantos
TAMAÑO
360.8
Kb

Más libros de Fernando M. Cantos