• 7,99 €

Descripción de la editorial

La primera novela basada en la serie El Ministerio del tiempo, gran éxito de TVE.

En la biblioteca de un convento, alguien fotografía un códice del siglo VIII. Pasando páginas, llega a una en la que con caligrafía moderna se lee: «Me llamo Elías Sotoca y estoy atrapado en el año 780». Cuando la noticia llega al Ministerio del Tiempo, la sorpresa es total. Sotoca es un agente de alto nivel al que se dio por desaparecido hace años. Amelia, Alonso y Julián parten de inmediato hacia 780 para rescatar al compañero perdido.

Tras la misión en el medievo, la patrulla acaba por error en Cartagena de Indias, uno de los puertos más importantes de la época colonial, en el año 1603. Allí deben convencer al capitán de uno de los galeones de que les permita embarcar, como paso previo para regresar a 2016. Pero entonces conocerán a un personaje histórico que sobrevive en el anonimato y que deberán salvar para que la historia no cambie.

Cuando parece que todo ha terminado, se produce una emergencia que requiere la inmediata participación de los agentes; con apenas 20 años, Lola Mendieta que aún no ha ingresado en el Ministerio es detenida por los nazis en Canfranc. ¿El motivo? Ser espía de las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial. Lo que en principio parece una sencilla misión de rescate se complicará hasta el punto de que la victoria final de los aliados sobre los nazis se ponga en peligro.

Tres misiones. Tres épocas. Y un sinfín de aventuras con el personaje de Lola Mendieta como leitmotiv entre ellas. Bienvenidos a la primera novela de El Ministerio del Tiempo titulada, como no podía ser de otra manera, El tiempo es el que es.

GÉNERO
Ficción y literatura
PUBLICADO
2016
7 abril
IDIOMA
ES
Español
EXTENSIÓN
285
Páginas
EDITORIAL
Penguin Random House Grupo Editorial España
TAMAÑO
945.5
Kb

Reseñas de los clientes

AKnightRider ,

Muy decepcionante

El primer libro basado en El Ministerio del Tiempo está muy lejos de la calidad alcanzada por la serie.

Aquí, se presentan unos hechos que hacen que los protagonistas viajen de un lado a un otro sin sentido. Misiones de muy escaso interés, personajes históricos nada relevantes, y la ausencia de un motivo central, conducen al lector por unas páginas llenas de desorden, de confusión, donde todo sucede rápido y desorganizado.

Tan pronto pasan de la Cartagena medieval, a la de Indias, para moverse por Huelva, y volver al tiempo actual.

Cada pequeña misión es resuelta aceleradamente, construyendo la siguiente con igual falta de coherencia.

No existe aquí un Cervantes al que ayudar, un Lope con el tratar, o un Lorca al que admirar.

Los escasos personajes históricos que aparecen tienen muy poco interés, y los van conociendo según los autores los hacen surgir.

La carencia de unidad central en la obra es un lastre que hunde definitivamente la obra, y el final, previsible, y conocido mucho antes de encontrarlo, tampoco mejora el resultado.

Con El tiempo es el que es, se ha perdido una oportunidad para elevar los niveles de la serie por encima de sus limitaciones de presupuesto. En lugar de eso, se ha optado por unas tramas sin alma, personajes sin interés, y escritura rápida y desordenada. Unos errores que son incomprensibles en un libro, donde las tiempos de creación son mayores, y que no se entienden de ninguna manera.

Libro decepcionante y nada recomendable.