Descripción de la editorial

Cada vez vivimos en un mundo en el que la tecnología cobra más importancia. De los diferentes avances tecnológicos de la última década, existe especialmente uno que ha llegado de forma global a casi todos los rincones del planeta: el uso de teléfonos inteligentes y tabletas digitales. Desde que se presentara el iPhone en 2007, las ventas de estos dispositivos se han contado por millones, lo que ha provocado que cada día más gente tenga acceso a esta tecnología y facilitado el acceso a recursos que hasta ahora no estaban disponibles para ciertos grupos de personas, como las que integran el espectro autista, que por su discapacidad necesitaban adaptaciones específicas a tecnologías anteriores que encarecían enormemente el producto y que además no seguían siendo óptimas para su uso.


El desarrollo rápido de software adaptado para estos recursos en áreas como la comunicación, la educación, las habilidades sociales o el entretenimiento, unido a la disminución de costes provocada por la fácil adaptación al mundo del espectro autista de una tecnología global, ha conseguido que a día de hoy un gran número de familias puedan contar en su hogar con avances tecnológicos que hace relativamente poco años eran impensables.


Tal ha sido la velocidad de adopción de esta tecnología que aún quedan muchas preguntas por resolver, en el presente libro se revisa qué factores se deben tener presentes, cuáles son las opciones actuales desde el punto de vista de un hispanohablante con el objetivo de servir de guía aquellas personas que quieran introducirse en el mundo de las aplicaciones desarrolladas para personas con trastornos del espectro autista desde una visión diferente.

GÉNERO
No ficción
PUBLICADO
2014
19 octubre
IDIOMA
ES
Español
EXTENSIÓN
79
Páginas
EDITORIAL
Eugenio Daniel García Cruz
TAMAÑO
28.8
Mb

Reseñas de los clientes

Lectora nocturna ,

Una ayuda siempre se agradece

Está muy bien que ayuden a acercar la tecnología a personas con discapacidad o limitaciones funcionales. Concretamente a mi, como profesora, me ayuda conocer nuevas aplicaciones que usar con alumnos (no solo TEA) pero con ellos me ha permitido una cercanía y un trato que a través del lenguaje oral no siempre se consigue.
Además resulta mucho más motivador trabajar con estos medios que con el papel y lápiz.

Solo falta que se creen más aplicaciones y asequibles para todos. Pensadas para estos niños y no para ganar dinero.