• 2,99 €

Descripción de la editorial

La unidad cultural ibérica, entre Portugal y España, que José Saramago ha subrayado y defendido repetidamente, es de vieja raigambre y puede revelarse a poco que se rastreen los meandros históricos del Tormes y del Corneja, es decir los límites de la Castilla abulense con Extremadura, allá por las tierras del Duque de Alba, cuya corte rural fue unión de lenguas y reunión de artistas de ambos lados.


La Tragicomedia de don Duardos, de Gil Vicente, es uno de los textos teatrales de la época que muestra en sí mismo la integración de ambas lenguas (las acotaciones en portugués, el texto en español) al tiempo que une un aire festivo y desenfadado a un lirismo intimista que, a pesar de la distancia del tiempo, cala hondo todavía hoy en el lector cuando las grandes luminarias desaparecen de escena y, al crepúsculo, don Duardos se trasforma en un simple hortelano que sueña y espera. Casi puede percibirse entonces el olor y la humedad de las noches de la sierra, el silencio, preludio de la cena que recrea y enamora.


Alfredo Hermenegildo –autor de El tirano en escena, El teatro del siglo XVI y otros muchos volúmenes o artículos que permiten hoy comprender la importancia capital del teatro “primitivo” español en la aparición de la Comedia Nueva de Lope– nos introduce a ese mundo mágico de Don Duardos, una historia de amor que tiene detrás toda la tradición del amor caballeresco.


A partir del texto original de 1562, que se reproduce en facsímil, sólo la puntuación (con respeto de los apóstrofos de la época) y la ortografía que no falsee la dicción han sido actualizadas, lo que permite una incursión auténtica en un universo jocoso y lírico al mismo tiempo, hijo de François Rabelais y de Juan de la Cruz.

GÉNERO
Arte y espectáculo
PUBLICADO
2011
20 diciembre
IDIOMA
ES
Español
EXTENSIÓN
170
Páginas
EDITORIAL
Publiconsulting Media / TeaPal
TAMAÑO
27.3
Mb

Más libros de Vicente, GIl & Alfredo Hermenegildo