• $65.00

Descripción editorial

Me llamo Verónica, y tengo tres objetivos en la vida: Permanecer en Nueva York, lejos de la diminuta “ciudad” donde me crié, entrar en la universidad de derecho, y graduarme sin deber mi peso en oro a ningún banco, ahogándome para siempre en deudas a cambio de estudios y, bueno, un empleo de 9 a 5 para toda la vida.

¿Cómo puedo hacer eso? Prácticamente, vendiendo mi vida. Universidad por las mañanas, trabajo por las tardes, y dormir agotada por las noches. El rato libre que me queda consiste en comer, ducharme, mantener la casa decente y ponerme kilos de maquillaje encima para tapar las ojeras.

Por supuesto, apenas tengo vida social. No por no querer, sino por falta de tiempo. No me faltan “oportunidades” en la universidad ni en el trabajo, eso desde luego. Siempre hay algún tipo tratando de “simpatizar” conmigo, casi siempre con el objetivo último de meterse entre mis pantalones.

Harta estoy, por supuesto, de que me utilicen para tener sexo. Nunca más. Bueno, quizás una vez más… pero en este caso quizás fuese yo la que le utilizase a él. Jack — sí, Jack, el nombre más cliché que un norteamericano puede tener — era simplemente el candidato perfecto. Metro noventa, tan atractivo que dolía mirarlo, encantador y con pinta de saber perfectamente lo que se hacía.

Así que me acosté con él. Una vez. Dos veces. ¿Tres veces? De algún modo, lo nuestro pasa a convertirse en una relación feliz. A él le encanto, en parte porque sé cómo luchar contra la vida y su manía de intentar tumbarte, pisotearte y volver a golpearte si intentas levantarte. Hombres como Jack quieren mujeres fuertes a su lado.

Ahora bien, sorpresa la mía cuando una noche que “el bueno” de Jack también tienes dos trabajos. De día es un profesor de defensa personal con su propio “dojo”. ¿Y cuando yo no estoy por las noches? Por las noches, por lo que puedo ver, Jack es “El Hombre de Negro”.

¿Y ese quién es? Un “vigilante” nocturno, encargado de sacar la basura de la ciudad. Concretamente, delincuentes que la policía ha ido encontrándose, atribuidos a un asesino en serie, una “suerte” de antihéroe que se ha dedicado durante semanas a… bueno, sacar la basura. Asesinos, violadores, secuestradores y demás sombras de la noche.

¿Y ahora, qué? Te recuerdo que estudio para ser abogada.

Advertencia: Un romance contemporáneo que roza con la novela negra y oscura, cargado con escenas de erótica explícita y, durante ciertas escenas, un punto de misterio. Dirigido a un público maduro.

GÉNERO
Ficción y literatura
PUBLICADO
2020
4 de octubre
IDIOMA
ES
Español
EXTENSIÓN
94
Páginas
EDITORIAL
Extasis Editorial
VENTAS
Smashwords, Inc.
TAMAÑO
340.3
KB

Más libros de Amy Walker