• $85.00

Descripción de editorial

A fines del siglo XIX la retórica perdió su legitimidad y fue desplazada en las universidades por las incipientes ciencias del espíritu. Paralelamente, la lógica estaba siendo matematizada: desde Aristóteles en el siglo IV a. C. hasta fines del siglo XIX la lógica se mantuvo más o menos igual. Es recién a fines del siglo XIX que toma un nuevo impulso, gracias a la matematización de su lenguaje (se crean los simbolismos que hay son moneda corriente) y a que los matemáticos de ahí en más metieron mano en el asunto (hasta ese momento sólo los filósofos se ocupaban de lógica).
La crítica a la retórica que se efectúa en el siglo XIX, la acusa de hacer pasar por verdadero lo que en realidad no sabemos si es verdadero. En ese sentido, es engañosa, o incluso peligrosa.
LAS CRÍTICAS A LA RETÓRICA, SI SE LAS ANALIZA EN PROFUNDIDAD, RESULTAN SER CRÍTICAS A LA ARGUMENTACIÓN.
Debido a que toda argumentación puede ser acusada de intentar persuadir sin tener para ello una prueba demostrativa irrefutable. Otro motivo por el cual la retórica perdió legitimidad en esa época es que justo hubo un cambio más general en el sistema educativo, por el cual se dejaba atrás una educación jesuítica para dar lugar a otro tipo de educación, laica (período de separación entre el Estado y la Iglesia) y la retórica estaba asociada a la vieja educación que se quería superar.
El otro hito del siglo XIX fue la matematización de la lógica. Fue en el año 1879 que Frege, un matemático y filósofo alemán, publicó el primer sistema formal de lógica. A partir de entonces, la lógica se convirtió en un capítulo de las matemáticas.
Esta matematización tuvo algunas grandes conquistas y descubrimientos, pero también tuvo sus críticas, porque dejaba totalmente de lado la aplicación de la lógica a los lenguajes naturales (los idiomas de los diferentes países) para concentrarse exclusivamente en el lenguaje formalizado de tipo matemático. Contra esto se revelaron Grize y su lógica natural, Toulmin y su lógica sustancial, Blair y Johnson y su lógica informal y por último, Perelman y Oibreschts-Tyteca con su tratado sobre argumentación. Más allá de las diferencias, son reacciones contra el formalismo, contra la idea de que la argumentación no se puede estudiar con seriedad en la medida en que el lenguaje natural es ambiguo.
Para desarrollar el tema, hemos resumido lo esencial de PENSAR EL DEBATE, de Christiant Plantin.

GÉNERO
Técnicos y profesionales
PUBLICADO
2021
enero 17
LENGUAJE
ES
Español
EXTENSIÓN
24
Páginas
EDITORIAL
LIBROS Y RESÚMENES DE MAURICIO E. FAU
VENDEDOR
Draft2Digital, LLC
TAMAÑO
281.4
KB

Más libros de MAURICIO ENRIQUE FAU