El problema de la sexualidad El problema de la sexualidad

El problema de la sexualidad

Descripción editorial

La vida espiritual no podría por sí misma excluir un campo humanamente tan fundamental como el de la sexualidad; el sexo es un aspecto del hombre. Tradicionalmente, el Occidente está marcado por la teología de inspiración agustiniana, que explica el matrimonio en un sesgo más o menos utilitarista, omitiendo su realidad intrínseca: según esta perspectiva —haciendo abstracción de todo eufemismo apologético—, la unión sexual es en sí pecado; por consiguiente, el niño nace en el pecado, pero la Iglesia compensa, o más bien sobrecompensa, este mal con un bien más grande: el bautismo, la fe, la vida sacramental. En cambio, según la perspectiva primordial, que se funda sobre la naturaleza intrínseca de los datos en presencia, el acto sexual es un sacramento “naturalmente sobrenatural”: el éxtasis sexual coincide, en el hombre primordial, con el éxtasis espiritual; comunica al hombre una experiencia de unión mística, un “recuerdo” del amor divino del que el amor humano es un lejano reflejo; reflejo ambiguo, ciertamente, puesto que a la vez es imagen adecuada e imagen invertida. Es en esta ambigüedad donde reside todo el problema: la perspectiva primitiva, “pagana”, greco-hindú —y de facto esotérica en el marco cristiano— se funda sobre la adecuación de la imagen, porque un árbol reflejado en el agua sigue siendo un árbol y no otra cosa; la perspectiva cristiana, penitencial, ascética y de hecho exotérica se funda por el contrario sobre la inversión de la imagen: puesto que un árbol tiene la copa arriba y no abajo, el reflejo no es pues ya el árbol. Pero he aquí la gran desigualdad entre los dos puntos de vista: el esoterismo admite la razón relativa y condicional de la perspectiva penitencial, pero ésta no puede admitir la legitimidad de la perspectiva “natural”, primordial y participativa; y es exactamente por ello por lo que ésta no puede ser más que “esotérica” en un contexto de estilo agustiniano, mientras que en sí misma puede, sin embargo, integrarse en un exoterismo, como lo prueba el Islam, por ejemplo.

GÉNERO
No ficción
PUBLICADO
2017
13 de marzo
IDIOMA
ES
Español
EXTENSIÓN
34
Páginas
EDITORIAL
Fundación de Estudios Tradicionales
VENDEDOR
Fundacion de Estudios Tradicionales
TAMAÑO
6.8
MB

Más libros de Frithjof Schuon

El Problema de la Sexualidad El Problema de la Sexualidad
2012
Comprender el Esoterismo Comprender el Esoterismo
2012
Principios y Criterios del Arte Universal Principios y Criterios del Arte Universal
2012
Los Modos de la Oración Los Modos de la Oración
2013
CAMINOS 2016-2 CAMINOS 2016-2
2016
Caminos 2016-3 Caminos 2016-3
2016

Otros clientes también compraron

La Imagen Desnuda de Dios La Imagen Desnuda de Dios
2012
El Mundo Está en el Alma El Mundo Está en el Alma
2017
Lecciones sobre La Doctrina Secreta Lecciones sobre La Doctrina Secreta
2017
Matrimonio Matrimonio
2014
¿Quién es el Hombre? ¿Quién es el Hombre?
2012
La Confusión de lo Psíquico con lo Espiritual La Confusión de lo Psíquico con lo Espiritual
2017