“Un árbol majestuoso” “Un árbol majestuoso”

“Un árbol majestuoso‪”‬

Descripción editorial

“Un árbol majestuoso”


En el corazón de un Bosque Encantado, donde los susurros de las hojas cuentan historias,

Elara, alma mortal, con Callum, su amor, su vínculo nunca palidece.

Debajo de las ramas del Roble Sabio, se desarrolla su historia.

Una sinfonía de vida y naturaleza, una historia para volver a contar.


Mientras las estaciones bailaban y el tiempo bailaba con gracia rítmica,

Elara envejeció, pero su espíritu encontró un espacio tranquilo.

Callum, fallecido pero no perdido, su esencia permaneció libre,

En el susurro de las hojas, en el murmullo del árbol.


"Callum", murmuró al aire a su alrededor,

"Dentro de estas ramas, en tu amor, estoy atado."

Espíritus Guardianes, guías etéreos, surgieron del verde,

En sus susurros, Elara aprendió los secretos sin ser vistos.


"Oh, Roble Sabio", imploró, su voz era una suave brisa,

"Enséñame la cadencia del fugaz arrendamiento de la vida".

El majestuoso árbol, antiguo y sabio, compartió su tradición,

"Las estaciones cambian, hija mía, a medida que el tiempo teje su puntuación".


A través de Whispering Falls, Elara buscó lo desconocido,

Su reflejo onduló en las aguas, mostrando la antigua sabiduría.

"Los secretos del tiempo son como cascadas", murmuró,

"Las transformaciones se desarrollan, en cada gota, una historia plasmada."


Claro Eterno, donde se reunían los espíritus guardianes,

Discusiones sobre la vida, sobre los ciclos, sobre lo que todo significa.

Elara, una alumna, aprendiendo de los que ya pasaron,

En el etéreo lugar de encuentro, se acumuló la sabiduría.


El Prado de la Memoria, un campo de flores brillantes,

Cada flor contenía un recuerdo, la luz eterna de un alma.

Elara, arrodillada entre el suave abrazo de los pétalos,

Recordó a Callum, su amor, una huella eterna.


"Espíritus guardianes", habló Elara, su voz era una brisa,

"En esta danza eterna, guíame entre los árboles".

A través de la Arboleda Encantada, bajo el resplandor de la luna,

La llevaron, entretejiendo recuerdos, hacia la corriente.


Surgió el desafío, una prueba del poder de Elara,

Se avecinaba una tormenta y las sombras danzaban en la noche.

"Enfréntate a la tempestad", declararon los espíritus guardianes,

"Encuentra fuerza en el cambio, porque así es como la vida está al descubierto".


A través del oro del otoño y el aliento helado del invierno,

Elara enfrentó desafíos, enfrentándose a la vida y la muerte.

Sin embargo, en su corazón, el eco de la risa de Callum,

Un calor en el frío, un salvavidas para siempre.


Llegó la primavera, un renacimiento en la Arboleda Encantada,

Elara, resiliente, abrazó la danza de sus seres queridos.

En el Claro Eterno, ella estaba, una verdadera guardiana,

El bosque susurró: "En el cambio, encuentra vida nueva".


En Enchanted Grove, donde se desarrollan los cuentos del tiempo,

El viaje de Elara, un soneto, una historia para contar.

Porque en el corazón de la naturaleza, donde las almas se entrelazan,

Perduran ecos efímeros, un testamento, divino.


En el corazón de la Arboleda Encantada, donde se entrelazaban los susurros de árboles antiguos, se encontraba Elara, un alma mortal ahora ligada a la esencia de la naturaleza. Sus ojos, estanques que reflejaban los tonos verdes, contenían la sabiduría de las estaciones aún por desarrollarse.


"Callum", susurró, un nombre haciendo eco a través del susurro de las hojas, un recuerdo grabado en la corteza de cada árbol. Su risa permaneció en la suave brisa, una presencia espectral en el bosque místico.


Los espíritus guardianes, entidades etéreas envueltas en tonos otoñales y primaverales, se acercaron a Elara. "El tiempo no es más que un río que fluye por las venas de esta tierra antigua", dijo uno, la encarnación de las hojas cambiantes.


Mientras las estaciones danzaban a su alrededor, Elara sentía el fluir y reflujo de la vida, el ciclo eterno encapsulado en los brazos del Roble Sabio. "Abraza cada momento", murmuró el majestuoso árbol, con sus ramas extendidas como brazos de sabiduría antigua.


Con la llegada de la primavera, Elara fue testigo del nacimiento de una nueva vida, y cada floración era un recordatorio de la resiliencia de la naturaleza. "El tapiz de la vida se despliega en pétalos", susurró el Guardián de las Flores, cuyos pétalos se arremolinaban como recuerdos.


En Whispering Falls, donde el agua caía en cascada como el tiempo, Elara buscó los secretos de siglos. "El tiempo es una sinfonía y tú eres una nota en su melodía", habló el Guardián de las Aguas, gotas que resuenan con el ritmo de la existencia.


Sin embargo, surgieron desafíos en el Claro Eterno, donde se reunían los espíritus guardianes. Sonó una nota discordante, un choque de perspectivas sobre la inevitabilidad del cambio. "El cambio es el pulso de la vida", instó el Guardián de los Vientos, ráfagas que traen ecos de innumerables historias.


Elara deambuló por el Prado de la Memoria, desplegando pétalos como recuerdos bajo sus pasos. Aquí encontró un momento espectral, una conversación con la esencia persistente de Callum. "Nuestro amor, una flor en este campo eterno", habló, mientras los pétalos bailaban con los ecos de la risa compartida.


A medida que los soles del verano se desvanecían, Elara enfrentó el desafío de la aceptación. El Guardián de las Sombras, encarnación del crepúsculo, habló: "En las sombras, encuentra la belleza de las transiciones", guiándola a través de la danza de la luz y la oscuridad.


En la Arboleda Encantada, Elara se encontró con mortales atraídos por el bosque místico, cuyas historias se entrelazaban con las de ella. "La naturaleza, un tapiz tejido con hilos de sueños humanos", murmuró, presenciando los ecos efímeros de sus vidas.


A través del consejo de los espíritus guardianes, Elara aceptó su papel y su conexión con el Roble Sabio se profundizó. "Raíces en la mortalidad, ramas en la eternidad", murmura, dejando susurrar historias de su existencia en constante cambio.


En el abrazo del Prado de la Memoria, mientras las hojas de otoño caían como recuerdos, reflexionó Elara. "El legado, no en los monumentos, sino en la eterna danza de la naturaleza", reflexionó, observando cómo los recuerdos persisten a lo largo de las estaciones.


Mientras el frío del invierno abrazaba el bosque místico, Elara enfrentó la transformación final. El Guardián de la Escarcha susurró: "En cada hoja besada por la escarcha, encuentra la belleza de dejarse ir". Con los espíritus guardianes a su lado, se paró en el Claro Eterno.


"Elara, ya no mortal, guardiana de esta tierra encantada", entonó el Roble Sabio. Su esencia se fusionó con el ritmo eterno, convirtiéndose en parte del bosque eterno, un eco efímero en la sinfonía de la vida.


En el corazón de la Arboleda Encantada, donde se entrelazaban los susurros de árboles antiguos, se encontraba Elara, un espíritu guardián ahora ligado a la esencia de la naturaleza. Su presencia, un eco eterno en el tapiz del bosque místico.


En Enchanted Grove, donde se entrelazan los susurros de la naturaleza,

Elara, ya no mortal, un espíritu guardián divino.

Un alma renacida, en el abrazo del bosque místico,

Abrazando la danza del tiempo, en este espacio encantado.


Callum, su amor, un recuerdo en el susurro de las hojas,

En el corazón de la arboleda, donde se teje la eternidad.

"Callum", murmura, mientras aparecen los espíritus guardianes,

Entidades etéreas, sabias y antiguas, acercándose.


"Elara", hablan, voces tejidas en la caricia del viento,

"Somos los espíritus, guardianes de la delicadeza de la naturaleza.

Te espera un viaje, a través de estaciones y arenas movedizas,

Explora los ciclos, deja que el tiempo se escape de tus manos."


The Whispering Falls llama, un lugar de tradición oculta,

Donde Elara aprende los secretos del tiempo, para siempre.

Se desarrolla un recuerdo conmovedor, una escena tan divina,

Callum y Elara, bajo el suave brillo de las cataratas.


"El tiempo es un río", murmura el Roble Sabio, antiguo y grandioso,

"Cada estación es una onda, una historia en manos de la naturaleza.

Abraza la corteza envejecida, las flores y la escarcha,

Porque, en cambio, la verdadera belleza nunca se pierde."


A medida que Elara envejece, los espíritus guardianes guían su camino.

Desde el despertar de la primavera hasta la fría decadencia del invierno.

En el Claro Eterno se desarrollan conversaciones eternas,

Guardianes que comparten sabiduría, historias de jóvenes y mayores.


Sin embargo, surgen desafíos en el bosque tan encantado,

Una amenaza al equilibrio, ya que el espíritu de Elara está plantado.

Con fuerza y determinación, se enfrenta a lo desconocido,

Preservando el legado del bosque, donde se siembran las semillas.


En Memory Meadow, donde florecen flores en flor,

Elara encuentra almas, recuerdos que se avecinan.

"El legado está tejido", le susurra a la brisa,

"Cada vida es una melodía que resuena entre los árboles".

GÉNERO
Ficción y literatura
PUBLICADO
2024
18 de enero
IDIOMA
ES
Español
EXTENSIÓN
385
Páginas
EDITORIAL
Kyriakh Kampouridoy
VENDEDOR
KYRIAKH KAMPOURIDOY
TAMAÑO
1.2
MB

Más libros de Kyriakh Kampouridoy

El jardín de un corazón roto El jardín de un corazón roto
2023
" Depresión " " Depresión "
2024
"Ecos de la Tierra" "Ecos de la Tierra"
2023
"Susurros de la naturaleza" "Susurros de la naturaleza"
2023
El precio de la confianza El precio de la confianza
2023
"Muerte" "Muerte"
2024